×
×
Red Internacional

Ante la caída del salario real, la situación de las y los trabajadores más precarios, ante la falta de trabajo con derechos y la pobreza debemos unir fuerzas para poder imponer a las centrales y sindicatos un paro que inicie un plan de lucha por nuestros reclamos. Leé la declaración del Movimiento de Agrupaciones Clasistas.

Escuchá esta nota
Viernes 20 de mayo | 15:45

La Marcha Federal movilizó decenas de millas de trabajadores desocupados contra el desempleo. Por aumento en la cantidad y los montos de los planes sociales ya que con los actuales 19.500 pesos nadie puede vivir. También puso de manifiesto los salarios bajísimos de millones de trabajadores informales que necesitan de un plan para poder sobrevivir. La inflación sigue su curso ascendente, varios medios y economistas esperan que este año llegue al 70%. Por eso más de la mitad de quienes tienen trabajo están por debajo del límite de pobreza. Y otra parte hace jornadas de 10 o 12 horas, o tienen dos trabajos para llegar a fin de mes.

Desde el Movimiento de Agrupaciones Clasistas fuimos parte de estas movilizaciones en todo el país. Apoyamos sus reclamos inmediatos y levantamos la bandera de la reducción de la Jornada Laboral para conquistar trabajo genuino. Se necesita trabajar 6 horas, 5 días a la semana, sin rebaja salarial y con un mínimo igual a la canasta familiar. Si solo se hiciera esto en las principales 12.000 grandes empresas se podrían generar más de un millón de puestos de trabajo.

Al mismo tiempo, el salario debería poder cubrir la canasta de consumos mínimos para un hogar de dos adultos y dos menores, que según la Junta Interna de ATE-Indec hoy son 150 mil pesos. Pero para eso hay que luchar, ocupados y desocupados juntos.

La CGT oficialista brilla por su ausencia. Los "Gordos" dicen que llamarán a una marcha pero no para pelear por el salario sino en apoyo al gobierno. La CTA-Autónoma convoca a un paro y movilización. Contradictoriamente dicen "Fuera el FMI" pero "que la deuda la paguen los que la fugaron". ¿Por qué hay que pagar una deuda fraudulenta convalidando la estafa macrista y en medio de la existencia de 17 millones de pobres? Y eso en lugar de que esa plata vaya para las necesidades del pueblo trabajador como en educación, salario, salud, vivienda y trabajo. Los sindicatos dirigidos por sectores kirchneristas como la UOM, UTE, Bancarios, Suteba, Subte y otros que son sus aliados como los sindicatos de Telecomunicaciones o los mismos Camioneros, dicen que lo central es subir el salario.

Pero deben pasar de las palabras a los hechos. Sino, no sería más que una pose electoral, pero aceptando la situación actual. Además no dicen nada del 20% del poder adquisitivo que perdimos en los últimos años. Lo que se perdió lo dan por perdido, sin pelear. En algunos casos se limitan a ver si no pueden perder más con la inflación, como en el caso de los bancarios que cerraron por el 60 %, cuando aún no se sabe si la inflación será aún mayor. La UOM con Furlán sigue con salarios por debajo del límite de pobreza en muchísimas empresas. Los y las docentes deben trabajar dos cargos o más para llegar a fin de mes. Y falta aún el aumento de tarifas que subirán para poder bajar subsidios y juntar dólares para pagarle al FMI. Los políticos K mientras tanto se rasgan las vestiduras hablando del salario. Pero donde gobiernan, tampoco dan aumentos que recuperan lo perdido.

Llegó el momento de ponerle a esto un freno. Los sindicatos con direcciones que critican el plan económico en primer lugar deben pasar de las declaraciones a las acciones y es necesario imponerle a toda dirigencia sindical burocrática que termine con su subordinación al gobierno.

Necesitamos un paro nacional por el salario y por el empleo. Para que haya un aumento de emergencia que permita recuperar lo perdido y que nadie esté por debajo de la línea de pobreza, en el camino de lograr un mínimo que cubra la totalidad de una canasta familiar de 150.000 pesos. Y por la suba inmediata de los subsidios para que los desocupados puedan llegar a fin de mes. Nosotros plantearemos una salida de fondo que reducirá la Jornada Laboral, terminará con precarización y generará puestos de trabajo genuinos.

Los dirigentes oficiales de la CGT deben romper con su subordinación absoluta al gobierno de Alberto Fernández. Por su parte los dirigentes sindicales kirchneristas tienen que pasar de las palabras a los hechos. No se puede hablar que lo central es el salario y dejar que lo que se perdió con Macri no se recupere más. Tienen que convocar a un Paro Nacional. Se debe impulsar asambleas para poder organizarlo.

Luego de la Marcha Federal, el movimiento de trabajadores desocupados independientes que organizaron la movilización, el sindicalismo combativo y antiburocrático, la izquierda y todos los movimientos de lucha, debemos unir fuerzas para poder imponer este paro que iniciar un plan de lucha por el salario y el trabajo genuino para todos y todas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias