×
×
Red Internacional

La economía vulgar de Milei ¿Quién crea valor? Libertarianos versus marxismo. Ya está en las bandejas de email el newsletter de Economía de La Izquierda Diario y El Círculo Rojo.

Pablo Anino@PabloAnino

Escuchá esta nota
Jueves 28 de abril | 11:05

En estas pampas se experimenta una situación de estancamiento económico que alcanza una década con crecientes niveles de pobreza y la imposibilidad de imaginar un futuro mejor, si es que tal cosa fuera posible en el capitalismo. Muchos de los desencantados con esta oscura realidad, con el Frente de Todos y con Juntos por el Cambio, son interpelados por una derecha radicalizada, que en estos tiempos tiene como vocero principal a Javier Milei.

Su llegada a públicos masivos parece, a priori, más vinculada con su cuestionamiento a la “casta política” (a pesar que reivindica a Carlos Menem y a Domingo Cavallo, dos de los máximos exponentes de esa casta), que a sus ideas radicalizadas. No obstante, muchas de las ideas que el economista despeinado vocifera a cielo abierto contribuyen a sentar sentidos comunes sobre una supuesta “estruendosa superioridad del capitalismo”, tal como afirmó, hace unos años, en un evento TED (lo podés ver acá).

Mediante metáforas que confunden al interlocutor, datos difíciles de comprobar y estudios pretendidamente científicos que dieron la sentencia final sobre todos los temas habidos y por haber, Javier Milei construye su show instalando ideas (como la de la dolarización con la que polemicé acá) que, de aplicarse, implicarían un infierno para la clase trabajadora y un paraíso para el enriquecimiento de unos pocos.

Sus ideas apologéticas del capitalismo lejos están de constituir ciencia, en el sentido de contribuir a conocer la realidad. Por el contrario, entran en el terreno de lo que Karl Marx llamó economía vulgar: justifica la riqueza desmedida en manos de unos pocos en simultáneo que existe un mar de pobres. Incluso Milei se atreve a decir que el capitalismo es superior moralmente a cualquier sistema.

En su cruzada, demuestra la “estruendosa superioridad de capitalismo” en una serie estadística sobre el PIB que comienzan en el año cero y llega hasta la actualidad. Nadie sabe a ciencia cierta cómo contabilizó el INDEC de la antigua Jerusalén los servicios de prédicas y curas de Jesús, ni a qué precios valoró el milagro de multiplicar los panes y los peces, ni los niveles de oferta y demanda de cruces para condenar a los desviados.

El de Milei es un método ahistórico: aplica a formas de la organización de la producción y de la vida social que nada tienen que ver con el capitalismo las categorías económicas de la actualidad. Es un método que desconoce los profundos procesos históricos, de la lucha de clases, que operan en el cambio social.

Más allá de estos desatinos, me quiero detener en tres preguntas claves que permiten entender el antagonismo entre el pensamiento libertariano y el marxismo: la primera es quién crea el valor; la segunda es quién “inventó” la propiedad privada; y la tercera indaga sobre si el empresario es un benefactor de la sociedad.

Hasta aquí un anticipo. Si te interesa leer completa esta entrega de El juguete rabioso o que te lleguen los newsletters del programa radial El Círculo Rojo y La Izquierda Diario ingresa en este link




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias