SEMANARIO

La crisis de productividad

Por las revistas: Michael Roberts

ECONOMÍA
Ilustración: @marcoprile

La crisis de productividad

En este artículo que reproducimos del blog Thenextrecession, el economista marxista británico Michael Roberts debate las tendencias al estancamiento de la productividad que vienen caracterizando a la economía capitalista, y presenta los determinantes que la explican.

La misión histórica del modo de producción capitalista ha sido desarrollar las “fuerzas productivas” (es decir, la tecnología y el trabajo necesarios para aumentar la producción de cosas y servicios que la sociedad humana necesita o desea). De hecho, la principal afirmación de los partidarios del capitalismo es que es el mejor (incluso el único) sistema de organización social capaz de desarrollar el conocimiento científico, la tecnología y el “capital” humano, a través del “mercado”.

El desarrollo de las fuerzas productivas en la historia de la humanidad se mide mejor por el nivel y el ritmo de cambio en la productividad del trabajo. Y no hay duda, como Marx y Engels fundamentaron por primera vez en el Manifiesto Comunista, que el capitalismo ha sido el sistema más exitoso hasta ahora en aumentar la productividad del trabajo para producir más bienes y servicios para la humanidad (al respecto, ver mi artículo reciente). En el siguiente gráfico, podemos ver el aumento acelerado de la productividad del trabajo desde el siglo XIX en adelante.

Pero Marx también argumentó que la contradicción subyacente del modo de producción capitalista es entre ganancia y productividad. El aumento de la productividad del trabajo debería conducir a un mejor nivel de vida de la humanidad, incluida la reducción de horas, semanas y años de trabajo duro para producir bienes y servicios para todos. Pero bajo el capitalismo, incluso con el aumento de la productividad del trabajo, la pobreza global permanece, las desigualdades de ingresos y riqueza están aumentando y la mayor parte de la humanidad no se ha liberado del trabajo diario.

En 1930, John Maynard Keynes era alguien tenido en buena estima como defensor de los beneficios del capitalismo. Planteó que si la economía capitalista era bien “administrada” (por hombres sabios como él) entonces el capitalismo podría eventualmente ofrecer, a través de la ciencia y la tecnología, un mundo de ocio para la mayoría y el fin del trabajo. Frente a un auditorio compuesto por sus estudiantes de la Universidad de Cambridge en una conferencia durante la profundidad de la Gran Depresión de la década de 1930 dijo que sí, que las cosas pintaban mal para el capitalismo en esa depresión, pero no se dejen seducir por el socialismo o el comunismo (como pensaban entonces muchos estudiantes), porque para la época de sus nietos, gracias a la tecnología y el consecuente aumento de la productividad del trabajo, todo el mundo trabajará 15 horas a la semana y el problema económico no será a causa del trabajo, sino del ocio (Economic Possibilities for Our Grandchildren, en sus Essays in Persuasion). Keynes concluyó:

Mi conclusión es que, suponiendo que no haya guerras importantes ni un aumento importante de la población, el "problema económico" puede resolverse, o al menos estar a la vista de una solución, en cien años. Esto significa que el problema económico no es, si miramos hacia el futuro, el problema permanente de la raza humana.

Ya a partir de esta cita podemos ver el fracaso del pronóstico de Keynes: ¿no hay guerras? (esto lo dijo apenas diez años antes de la Segunda Guerra Mundial). Y nunca se refiere al mundo colonial en su pronóstico, solo a las economías capitalistas avanzadas. Tampoco se refiere a las desigualdades de ingresos y riqueza que se han disparado desde los años treinta. Y a medida que nos acercamos a los 100 años establecidos por Keynes, hay pocas señales de que el “problema económico” se haya resuelto. Keynes continuó:

Por primera vez desde su creación, el hombre se enfrentará a su problema real y permanente: cómo usar su libertad de las preocupaciones económicas apremiantes, cómo ocupar el ocio que la ciencia y el interés compuesto (! MR) le han permitido conquistar, para vivir en forma sabia, agradable y bien.

Keynes predijo la superabundancia y una jornada de tres horas: el sueño socialista, pero bajo el capitalismo. Bueno, la semana laboral promedio en los EE.UU., en 1930, si se tenía un trabajo, era de aproximadamente 50 horas. Todavía está por encima de las 40 horas (incluidas las horas extra) ahora para un empleo permanente a tiempo completo. De hecho, en 1980, el promedio de horas trabajadas en un año era de alrededor de 1.800 en las economías avanzadas. Actualmente, todavía son alrededor de las 1.800 horas, así que nuevamente, no hay cambios allí.

Pero aún más desastroso para la misión del capitalismo y para los pronósticos de Keynes es que en los últimos 50 años, desde aproximadamente la década de 1970 hasta ahora, el crecimiento de la productividad del trabajo se ha desacelerado en todas las principales economías capitalistas. El capitalismo no está cumpliendo su único derecho a la fama: expandir las fuerzas productivas. En cambio, muestra serios signos de agotamiento. De hecho, a medida que aumenta la desigualdad, disminuye el crecimiento de la productividad.

El crecimiento económico depende de dos factores: 1) el tamaño de la fuerza laboral empleada y 2) la productividad de esa fuerza laboral. En cuanto al primer factor, las economías capitalistas avanzadas se están quedando sin más fuerza de trabajo humana. Pero concentrémonos en el segundo factor de este artículo: la productividad del trabajo. El crecimiento de la productividad laboral a nivel mundial se ha ralentizado durante 50 años y parece que seguirá haciéndolo.

Para las once principales economías (esto excluye a China), el crecimiento de la productividad ha caído a una tasa de tendencia de solo 0,7 % anual.

¿Por qué está cayendo el crecimiento de la productividad en las principales economías? El “rompecabezas de la productividad” (como les gusta llamarlo a los economistas convencionales) se ha debatido desde hace algún tiempo. La explicación keynesiana del “tirón de la demanda” de que el capitalismo se encuentra en un estancamiento secular debido a la falta de demanda efectiva necesaria para alentar a los capitalistas a invertir en tecnología que mejore la productividad. Luego está el argumento del lado de la oferta de otros de que no hay suficientes tecnologías efectivas para mejorar la productividad en las que invertir de todos modos: el gran momento de la computadora, Internet, etc., casi ha terminado y no hay nada nuevo que tenga el mismo impacto.

Observemos las tasas de crecimiento promedio de la productividad laboral en las economías capitalistas más importantes desde la década de 1890. Tengamos en cuenta que en todos los casos la tasa de crecimiento entre 1890-1910 fue mayor que la de 2006-18. En términos generales, el crecimiento de la productividad laboral alcanzó su punto máximo en la década de 1950 y retrocedió en las décadas siguientes para alcanzar los mínimos que vemos en los últimos 20 años. La llamada Edad de Oro de los años 50-60 marcó el pico del desarrollo de las “fuerzas productivas” bajo el capital global. Desde entonces, ha ido cuesta abajo a un ritmo acelerado. El crecimiento medio anual de la productividad en Francia se ha reducido en un 87% desde la década de 1960; Alemania lo mismo; en Japón ha bajado un 90 %; el Reino Unido bajó un 80% y solo EE.UU. está un poco mejor, solo un 60 %.

Hay tres factores detrás del crecimiento de la productividad: la cantidad de mano de obra empleada; el monto invertido en maquinaria y tecnología; y el factor X de la calidad y habilidad innovadora de la mano de obra. La contabilidad del crecimiento convencional llama a este último factor la productividad total de los factores (PTF), medida como la contribución “no contabilizada” al crecimiento de la productividad después del capital invertido y la mano de obra empleada. Este último factor está en declive secular.

Corresponde a esta desaceleración de la productividad laboral la caída secular de la inversión en activos fijos al PIB en las economías avanzadas en los últimos 50 años, es decir, a partir de la década de 1970.

La inversión en el PIB ha disminuido en todas las principales economías desde 2007 (con la excepción de China). En 1980, tanto las economías capitalistas avanzadas como las capitalistas “emergentes” (ex China) tenían tasas de inversión de alrededor del 25% del PIB. Ahora la tasa promedia alrededor del 22%, una disminución de más del 10%. La tasa cayó por debajo del 20% para las economías avanzadas durante la Gran Recesión.

La desaceleración del crecimiento tanto de la inversión como de la productividad comenzó en la década de 1970. Y esto no es casualidad. La desaceleración secular del crecimiento de la productividad está claramente relacionada con la desaceleración secular de una mayor inversión en activos productivos que crean valor. Hay nueva evidencia para demostrar esto. En un estudio exhaustivo, cuatro economistas mainstream han descompuesto los componentes causales de la caída en el crecimiento de la productividad.

En el caso de EE.UU., encuentran que, de una desaceleración total de 1,6 % pts en el crecimiento promedio anual de la productividad desde la década de 1970, 70 pb o alrededor del 45 % se debió a una desaceleración de la inversión, ya sea causada por crisis recurrentes o por factores estructurales. Otros 20 pb del 13% se debieron a una “mala medición” (este es un argumento reciente que intenta afirmar que no ha habido una caída en el crecimiento de la productividad). Otro 17 % se debió al aumento de “intangibles” (inversión en “buena voluntad”) que no muestra un incremento en los activos fijos (esto plantea la pregunta de si los “intangibles” como la “buena voluntad” realmente están creando valor). Aproximadamente el 9 % se debe a la disminución del crecimiento del comercio mundial desde principios de la década de 2000; y finalmente cerca del 25 % se debe a la inversión de los capitalistas en sectores improductivos como la propiedad y las finanzas. Los cuatro economistas resumen sus conclusiones:

Comparando el período posterior a 2005 con la década anterior para 5 economías avanzadas, buscamos explicar una desaceleración de 0,8 a 1,8 pp. La mayor parte de esto se debe a las contribuciones más bajas de la PTF y la profundización del capital, y la manufactura representa la mayor parte sectorial de la desaceleración.

En otras palabras, si excluimos los “intangibles”, la mala medición y la inversión improductiva, la causa del menor crecimiento de la productividad es un menor crecimiento de la inversión en activos productivos. El documento también señala que no ha habido una reducción en la investigación y el desarrollo científicos, al contrario. Es solo que los capitalistas no están aplicando nuevos avances técnicos a la inversión. Ahora, tal vez, el auge de los robots y la inteligencia artificial dará un impulso a la productividad en las principales economías del mundo posterior al COVID. Pero no contemos con eso. Como dijo, en un chiste famoso, el gran teórico de la productividad de la década de 1980, Robert Solow: “se puede ver la era de las computadoras en todas partes menos en las estadísticas de productividad” (Solow 1987).

Si la inversión es clave para el crecimiento de la productividad, entonces se desprende la siguiente pregunta: ¿por qué la inversión comenzó a disminuir a partir de la década de 1970? ¿Es realmente una “falta de demanda efectiva” o una falta de tecnologías generadoras de productividad como ha planteado la economía mainstream? La respuesta más probable la tiene la explicación marxista. Desde la década de 1960, las empresas de las principales economías han experimentado una caída secular en la rentabilidad del capital y, por lo tanto, encuentran cada vez menos rentable invertir en una gran cantidad de nueva tecnología para reemplazar la mano de obra. Y si se comparan los cambios en la productividad del trabajo y la rentabilidad del capital en Estados Unidos, se encuentra una correlación cercana.

También veo una correlación positiva de 0,74 entre los cambios en la inversión y la productividad laboral en los EE. UU. de 1968 a 2014 (según Extended Penn World Tables). Y la correlación entre los cambios en la tasa de ganancia y la inversión también es muy positiva en 0,47, mientras que la correlación entre los cambios en la rentabilidad y la productividad laboral es incluso mayor en 0,67.

Y como también concluye este nuevo estudio de los economistas mainstream, hay otro factor clave que ha llevado a una disminución en la inversión en trabajo productivo: el cambio de los capitalistas a la especulación con “capital ficticio” con la expectativa de que las ganancias de la compra y venta de acciones y bonos ofrecerán mejores rendimientos que la inversión en tecnología para fabricar cosas o prestar servicios. A medida que la rentabilidad de la inversión productiva cayó, la inversión en activos financieros se volvió cada vez más atractiva y, por lo tanto, se produjo una caída en lo que el nuevo estudio llama “eficiencia asignativa” en la inversión. Esto se ha acelerado durante la caída producto del COVID.

Existe una contradicción básica en la producción capitalista. La producción está dirigida a obtener ganancias, no a satisfacer las necesidades sociales. Y una mayor inversión en tecnología que reemplace la mano de obra creadora de valor conduce a una tendencia a la caída de la rentabilidad. Y la rentabilidad decreciente de la acumulación de capital eventualmente entra en conflicto con el desarrollo de las fuerzas productivas. La disminución a largo plazo de la rentabilidad del capital a nivel mundial ha reducido el crecimiento de la inversión productiva y, por lo tanto, el crecimiento de la productividad laboral. El capitalismo encuentra cada vez más difícil expandir las “fuerzas productivas”. Está fallando en su “misión histórica” en la que Keynes tanto confiaba hace 90 años.


VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
COMENTARIOS
CATEGORÍAS

[Crisis económica]   /   [Productividad]   /   [Traducciones]   /   [Capitalismo]   /   [Desigualdad]   /   [Economía Internacional]   /   [Internacional]   /   [Economía]