×
×
Red Internacional

Cuando aún no habían cerrado la mayoría de las mesas en Buenos Aires y otras provincias, periodistas alineados con el Frente de Todos anticipaban algo que finalmente no sucedió. Cuando las ganas de torcer la realidad juegan una mala pasada.

Lunes 13 de septiembre | 16:05

Eran las 18:05. En el estudio de El Destape Radio estaban Roberto Navarro, su equipo y dos invitados especiales: Amado Boudou y Dady Brieva. Recién estaban empezando a cerrar los comicios en todo el país. Incluso había mesas en la provincia de Buenos Aires que tenían decenas de votantes haciendo cola y hasta en la CABA la jueza María Servini había ordenado no dar por cerrada ninguna mesa si aún quedaba gente queriendo votar. Pero Navarro creía contar con información precisa “a boca de urna” y se lanzó.

“Acá nuestra abogada dice que ya podemos dar el resultado y, como ustedes saben, ya hablé con toda la gente que podía hablar. Podemos decir que hay un triunfo del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires que fortalece al gobierno de Alberto Fernández, que fortalece a Axel Kicillof y que da cuenta de que resultó bien esta coalición tan difícil de conformar”, dijo Navarro con una sonrisa dibujada en el rostro.

El conductor y dueño de El Destape agregó que él y quienes estaban a su lado están “al tanto de las discusiones que se dan constantemente” en el Frente de Todos, pero afirmó que pese a “todas esas discusiones internas, que a veces salen a la luz y a veces no, hubo una síntesis que pudo dar respuesta a la población”.

Minutos antes, a las 18:01, Gustavo Sylvestre dijo por C5N que esta elección significaba “un antes y un después” y que “está muy cercano el recuerdo del neoliberalismo y de los últimos cuatro años en la Argentina”. En rigor, se refería a los cuatro años de Cambiemos en el gobierno, que terminaron hace casi dos años.

Sylvestre agregó: “hoy la mayoría de los argentinos hemos votado con memoria activa y ese, seguramente, será el resultado que comenzará a plasmarse esta noche en forma absoluta y totalmente contraria a como lo hubieran deseado los estamentos de poder de la Argentina que no bancan un proceso de inclusión, un proceso de todos y con todos y que siguen queriendo una elite para que gobierne la Argentina. Eso les quedará para otra oportunidad”, sentenció el conductor.

En periodismo hay una regla básica: el chequeo de la información. Eso significa que cuando se publican datos o relatos de hechos es porque previamente se realizó una constatación con fuentes confiables y autorizadas. Lo contrario puede ser riesgoso. Tanto que hoy es extendido el uso de un término para nombrar a las informaciones que son falsas o no han sido lo suficientemente chequeadas como para darlas por ciertas: fake news.

Obviamente los periodistas Roberto Navarro y Gustavo Sylvestre conocen lo que significa no chequear la información. Y es dudoso que hayan decidido jugarse su prestigio para informar sobre algo que horas después sería desmentido por el propio conteo de los votos.

Sin dudas les ganó la ansiedad de ser los primeros en informar las buenas noticias que les llegaban de sus “fuentes confiables”, dando como ganador al oficialismo en casi todo el país y, especialmente, en la provincia de Buenos Aires. Algo que finalmente no pasó.

Si no sabían que esa información era falsa, cabe preguntarse entonces cuán confiables son en definitiva las fuentes a las que esos periodistas recurren para nutrirse de datos que luego transmitirán a sus audiencias. Vale recordar que el 25 de octubre de 2015 Navarro, también con datos aportados por altas fuentes peronistas, aseguró (al momento del cierre de los comicios) que Daniel Scioli había ganado “por amplísima mayoría” a Mauricio Macri las elecciones presidenciales y que Aníbal Fernández había hecho lo propio con María Eugenia Vidal en la Gobernación bonaerense. Lo había hecho en ese momento por el canal C5N.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias